martes, 28 de octubre de 2008

Omar Khayyam

Tú, corazón, no puedes vislumbrar el enigma,

ni enunciarlo como hacen, perspicaces, los sabios.

Construye un paraíso con el vino y la copa

que no sabes si al otro llegarás algún día


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada