miércoles, 10 de octubre de 2007

Mi patria única y verdadera (IV): Con las manos en la masa

Qué maravilla, qué joya, qué Sabina y qué Vainica doble. Ay, qué tiempos esos que ya nunca volverán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada