domingo, 19 de abril de 2009

Más minireseñas comiquera: Una oportunidad en el infierno, de Beto Hernández


Si como dije en la reseña de La edución de Hopey Glass, a Jaime, el de las historias desenfadadas, se le ha quedado chico el tópico, a Beto, el de las historias serias y complejas, le sigue viniendo como anillo al dedo. Ya sea en su Macondo particular, Palomar, ya sea alejado de él, lo cierto es que la honda preocupación social, la crudeza de los ambientes retratados, los personajes multidimensionales y el dominio magistral de la narración continuan siendo sello inconfundible de sus tebeos.

En Una oportunidad en el infierno Beto abandona en está ocasión su Palomar tradicional para acercarnos a la vida de Princesa, una chica criada entre la marginación, la miseria y la violencia despiadada de los suburbios de una gran ciudad cualquiera. Una miseria moral que dejará en ella una profunda huella espiritual de la que no podrá liberarse por completo en el resto de su vida, marcando indeleble su visión del mundo y su forma de relacionarse con los demás. Pero lo mejor de Una oportunidad en el infierno es sin duda el impecable uso de la elipsis del que se vale Beto para cargar las miradas, los gestos, las palabras y los hechos de un profundo significado humano. Si es que eso quiere decir algo.


Un muy buen tebeo que deja con ganas de más.

Puntuación: 8

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada