domingo, 14 de junio de 2009

Relatus interruptus



Joder, llevo toda una semana esmerándome para escribir esta mierda, y no es más que el comienzo...

"La noche es fría y los aficionados de última hora se agitan de un lado a otro como hormigas en un hormiguero ardiendo; se agolpan frente a las taquillas del Tokyo Dome en busca de la entrada que les permita contemplar "in situ" la pegada legendaria de "Iron Mike". Una pareja de rasgos occidentales, él alto, fornido y malencarado; ella digna aspirante a Playmate del mes (rubia platino, pechos talla XXL y caderas como las asas de un ataúd) se afana esquivando cuerpos para poder alcanzar la entrada principal. Allí, bajo la fotografía del "Terror del Garden" que cubre por completo la fachada del recinto deportivo les aguarda, engominado hasta los ojos, la raya de los pantalones como sacada con escuadra y cartabón y la sonrisa más blanca que el sueño de un odontólogo, Joao Ferreira, alias "Kid Chocolate", alias "Manos ligeras". Hay tanto bullicio que Duarte se distrae un instante observando la algarabía que le llega de afuera; por un momento tiene la impresión de que le va a ser revelada una verdad profunda que sin embargo se niega a rendir sus secretos. Cuando aleja la idea de su mente, Joao ya la está sobando de lo lindo: la agarra con una mano por la cintura mientras con la otra le recorre con morosidad la línea que le divide la espalda desnuda. María Nube se deja hacer embelesada y los dos ríen como si Duarte no existiera, como si sólo ellos habitaran la isla de Honshu y les estuviera permitido hacer el amor en cualquier esquina. Irritado, el matón les dirige por encima de sus gafas oscuras una mirada que les congela la risa en el rostro; Joao se aparta de la chica de Duarte como si acabara de recibir una descarga eléctrica en los genitales; María Nube tuerce el gesto disgustada y se cruza de brazos en medio de la enorme sala. Sumiso, asustado, con el rabo entre las piernas, "Kid Chocolate" los guía a través de los pasillos mientras Duarte le va diciendo con voz tranquila a María Nube:


-La próxima vez te cruzo la cara."


(To be continued)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada