sábado, 26 de septiembre de 2009

Minireseña comiquera: Los maestros cerveceros, de Van Hamme y Vallès


Hace no demasiado me leí los cinco primeros álbumes de XIII, y vaya, sí que es importante no dejarse arrastrar por las primeras impresiones; de haberlo hecho entonces jamás habría podido superar la pobre impresión que me dejaron. No, desde aquello no he vuelto a leer ni un solo volumen más de la serie, pero con todo tampoco le he cerrado las puertas al bueno de Van Hamme y hasta lo he intentado de nuevo con Los maestros cerveceros. Y bien que me alegro de haberlo hecho. Alejado ya de las claves del thriller de espionaje internacional, Van Hamme se saca de la manga todo un culebrón empresarial digno de la más retorcida telenovela venezolana, pero con Bélgica, la cerveza y la historia del siglo XX como telón de fondo. Y con mucho mucho talento para la creación de personajes y situaciones dramáticas. Porque leído así, como melodrama empresarial de época, Los maestros cerveceros funciona a las mil maravillas. Ahora bien, si alguien esperaba encontrar una fiel crónica del desarrollo de la industria cervecera en Bélgica, o un extenso mosaico de lo que fue el ya periclitado siglo XX, mejor que busque en otro lugar. Y no porque la obra no contenga un algo de todo esto, que por tener lo tiene, pero tampoco es lo fundamental en ella. Lo importante en Los maestros cerveceros, lo que la hace una serie apasionante y muy recomendable no es otra cosa que sus buenas dosis de ambiciones, conspiraciones, enfrentamientos familiares, amores traicionados y crueldades varias… Vamos, los ingredientes necesarios para montar un muy buen melodrama. Justamente lo que es Los maestros cerveceros.

Puntuación: 9

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada