viernes, 22 de febrero de 2008

No entiendo a Gustavo Bueno

Un video para la reflexión:

video


Lo reconozco; no entiendo a Gustavo Bueno. En este tema tan poco como en todo lo demás. Me declaro incapaz de adivinar por dónde va, de cuál es su postura real con respecto a la educación para la ciudadanía, de sí verdaderamente está defendiendo, como parece, la preferencia por una formación religiosa antes que laica o de si su pensamiento se mueve por regiones tan sutiles y elevadas que en verdad nada es lo que parece . Máxime cuando es notorio que el filósofo riojano se ha definido siempre como materialista y ateo.

Siendo generoso, quiero interpretar que su oposición a la polémica asignatura tiene más que ver con el contenido real que se le está dando que con el concepto en si mismo de esta, en donde, además de las ñoñerías de Marína, se nos están colando con la excusa del laicismo valores estrictamente religiosos. Una situación de la que también nos previno el francés Michel Onfray en su Tratado de ateología. Además quiero suponer que su defensa de la enseñanza de la religión en las escuelas se refiere no ya a lo que ha sido esta asignatura tradicionalmente en nuestro sistema educativo, siempre circunscrita a una concepción puramente evangélica y por tanto meramente adoctrinadora, sino más bien al estudio de la misma como fenómeno cultural, en donde ahondar en sus orígenes, significados, historia y evolución, sentido actual, etc. Como supongo también que cuando señala la obligación de los cristianos de enseñar sus valores lo hace desde un punto de vista estrictamente Emic y nunca Etic. Igual que cuando propone a la iglesia como el último bastión en la lucha contra los estados totalitarios. Estoy convencido que en su libro La fe del ateo aclarará de forma más precisa estas cuestiones. Voy a ser bueno y no lo voy a poner en duda. Ahora bien, lo que tampoco me suscita la más mínima vacilación es que con declaraciones como esta, tan confusas y ambiguas, tan voy-a-ver-si-consigo-que-se-me-entienda-lo-contrario-de-lo
-que-digo-para-demostrar-así-lo-listo-que-soy-y-lo-tontos-que
-son-los-demás, tan de sofista malo, sólo está consiguiendo hacerle el juego a aquellos que con su disfraz de defensores de la libertad de pensamiento recién estrenado, y simulándose escándalizados por las pretensiones adoctrinadoras del estado, desean únicamente mantener intacto el monopolio que en esta materia han poseído desde siempre en nuestro país. Y no creo que sea esa la intención de Gustavo Bueno. O tal vez sí.

4 comentarios:

  1. Para entender a Gustavo Bueno no basta ver estos vídeos tan escuetos, hay que leer sus libros y artículos o ver sus conferencias.
    Visita su página web: http://www.fgbueno.es/
    o la revista digital El Catoblepas: http://nodulo.org/ec/index.htm
    En estos sitios hay material suficiente para que cualquiera que tenga interés pueda llegar a entenderlo a él y al materialismo filosófico. Aunque claro, para ello hay que librarse de muchos prejuicios y sobre todo de la ideología armonista (pensamiento Alicia) que lo invade todo.
    Salud.

    ResponderEliminar
  2. Para entender a Gustavo Bueno hay que haber sido en su compañís estalinista y tomista, después de reírle las gracias a Stalin y Santo Tomás hay que volverse Neofranquista y capitalista. Conviene ir a Programas Televisivos como La máquina de la verdad o escribir en Intervieu sobre Gran Hermano. Siguiendo los modales del maestro conviene insultar y llamar ignorante a todo el mundo, sobre todo si se es un niñato de segundo de filosofía que le ha tomado por Guru y lee sus incomprensibles libros con la fe del no ateo. Todo lo de Gustavo Bueno es humo y vanidad, quiere ser tomado por un gran sabio y filósofo y para ese fin se ha vendido siempre a los poderes fácticos. Ahora presta sus galimatías al PP para hacerse un hueco editorial criticando al PSOE. Una vida muy triste de un viejo loco que morira pronto.

    ResponderEliminar
  3. Yo no me atrevería a tanto, aninonimo, creo que Bueno es, se esté o no de acuerdo con sus planteamientos, un filósofo muy interesante, del que al menos yo siempre extraigo cosas de sus libros. Otro cantar es con respecto a sus posiciones políticas: cada vez me queda menos dudas de que además de hacer filosofía, que es de suyo lo suyo, Bueno hace de forma camuflada política en contra de la socialdemocracia y del krausismo. O sí no a mi que me expliquen como se puede ir diciendo, tan tranquilamente, que el atentado del 11-M lo hizo Al Qaeda a chivatazo de ETA (http://www.fgbueno.es/hem/2004f12.htm). Ya me dirán que pruebas concluyentes tiene para afirmar semejante cosa. En fin...

    ResponderEliminar
  4. Gustavo Bueno no habla claro, y sorprende con sus inesperadas afirmaciones, curiosas e interesantes (a veces) pero envueltas en un galimatías general. Se cabrea con el que no le da la razón, pero es que parece que hablara que no se le entienda!

    ResponderEliminar