martes, 21 de febrero de 2006

The fall




No es necesario que repita la genealogía de este album (...nacido de la unión de dos de los más destacados... bla, bla, bla). Ya lo sabeis, lo cuentan en todas las reseñas que sobre él se han hecho: está guionizado por Ed Brubaker - del que nada sé y por tanto del que nada puedo deciros- y dibujado por el estupendo Jason Lutes de Juego de manos o Berlín, ciudad de piedras. A pesar de mi completo desconocimiento de la obra de Brubaker, las referencias que me habían llegado de él eran buenas y hablan de uno de los mejores guionistas de superheroes de la actualidad. Unido esto a la impecable opinión que me merece Lutes -en mi parecer, un gran narrador y un gran guionista- y al hecho de que este The fall se inscriba dentro de la serie negra, por la cual siento especial predilección, lo cierto es que las expectativas que tenía puestas en su lectura eran grandes. Y es cierto que una vez iniciada la lectura parece que todas estas expectativas van a ser satisfechas: la historia arranca con un planteamiento muy atractivo en el que vamos siguiendo la búsqueda que el protagonista hace de una mujer muerta de la que no conoce nada en absoluto y de la cual ha encontrado su bolso en situación más que sospechosa. Esta búsqueda obsesiva de una mujer muerta hizo que me recordara mucho al Vertigo de Hitchcok o incluso al Duro adios de Miller .

Sin embargo, a pesar de su prometedor arranque, The fall pronto se separa de estos ilustres antecedentes y termina cayendo en situaciones que se antojan cuanto menos poco creíbles, llegando incluso a decepcionar. Y es que su lectura completa deja - o al menos a mi me la ha dejado- la sensación de que no todas las conductas, reacciones y relaciones se encuentran plenamente justificadas (a excepción hecha, claro, de que queramos considerar que los personajes sufren cierta debilidad mental que les llevan a matar innecesariamente o a enamorarse caprichosamente y sin venir demasiado a cuento). Queda la sensación de que lo que se nos ha contado debería haberse contado de otra forma, tal vez con un ritmo más reposado, explorando con más calma los acontecimientos. Al final esto incide, como ya he dicho, en una perdida de credibilidad en su resolución.

De todas formas insisto: la narrativa gráfica de Lutes es sensacional, con un dominio del ritmo y del paso de una viñeta a otra verdaderamente admirable. Y sin abandonar nunca una estructura fija de 3*4 viñetas en cada páginas.

En fin, un comic entretenido, bien narrado y con un guión que prometía pero que -tal vez por falta de espacio- falla en su resolución. Recomendable para los que quieran pasar un rato entretenido.

Puntuación: 6


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada