viernes, 10 de febrero de 2006

Pasaba por aquí...

... y no lo pude resistir, que diría Aute. Pues sí, ya que estoy, ni corto (mido sobre 1,85 m.) ni perezoso (cosa rara en mí, que lo suelo ser en cantidades industriales) me he creado mi propio blogs en el que dar rienda suelta a mi desbocada vocación de reseñista y lector de tebeos. El tipo de reseñas que pretendo cultivar, por si alguien tiene interés en que se lo adelante, seguirá la escuela creada por Alenjandro Gándara con su reseña de "La ciudad de cristal" para "El Mundo.es".
Creo que ya es hora, tras tanta crítica superficial, de reconocer los meritos de este hombre, que ha sabido superar la eterna barrera entre ficción y no ficción creando un modo de reseñar en el que se auna, con elegancia, contundecia y rigor, tanto la imaginación más desvocada como el más escrupuloso respeto por los hechos incontrovertibles. Todo un maestro del reseñismo a la altura de los grandes clásicos de la ciencia ficción más naiff; el último ikonologosplatt de nuestra cultura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada