jueves, 9 de marzo de 2006

El libro

Repasando, como quien no quiere la cosa, mis propias entradas, acabo de darme cuenta de que no he incluido dentro de mi canón tebeístico el Alack Sinner de Muñoz y Sampayo. Un error de bulto capaz de desenmacarar a cualquier aficionaducho que, como yo, se las quiera dar de entendido. Así que para compensar prentedía hacer la reseña de El libro, la última colaboración de estos autores hasta la fecha.

Y sin embargo, la verdad es que no me siento cualificado para ello. Es cierto que podría hablar del sensacional dibujo de Muñoz, de su dominio de la mancha y su estilo claramente expresionista. Podría hablar -incluso- de esos personajes retratados de forma grotesca que acusan a una sociedad no menos grotesca, caldo de cultivo ideal para que prosperen. Es más, podría hablar hasta de la profunda humanidad de su protagonista -Huergo-, de sus vicisitudes y obsesiones. Todo lo cual estaría muy bien para poner de manifiesto la tremenda calidad de la obra del tandem argentino.

Pero lo que no podría hacer es explicarles su significado. Tal vez porque el tebeo no esconde más interpretación que la que subyacen en su superficie, es decir, porque es simplemente la historia de un hombre, un tiempo y un lugar, sin más pretensiones, o bien porque estas son tan sutiles que -una vez más- a mi se me escapan, lo cierto es que no me atrevo, por ello y a persar de mis intenciones inciales, a aventurarme en realizar su reseña.

Así que dejaré la merecida compensación para más adelante. Pero para quienes sí quieran leer una reseña en condiciones, aquí tienen el enlace de la que hiciera Alvaro en La carcel de papel.

De todas formas, sí que me atrevo a ponerle nota:

Puntuación: 8

1 comentario: